martes, 19 de mayo de 2009

A MI PADRE

Corazón inmenso y espíritu de niño
generoso y complaciente en demasía,
amigo de medio mundo, pero sobre todo, amigo mío
aquel que me dio la vida y siempre me brindó
su amistad, comprensión y cariño.

Tienes en el pecho el corazón mas grande del mundo
capaz de sacrificar tu propia vida
por algo que consideres justo,
luchar por eso fue siempre tu principio
y esa es tu vida: una lucha interminable.

Con mil problemas en la vida, pero también
con mil y un ilusiones en la mente,
recibiste incontables puñaladas por la espalda
y a pesar de todas las traiciones,
perdonaste y olvidaste sin rencores.

Conocí junto a ti desde muy pequeño
lo bueno y lo malo de esta vida,
y a pesar de que fueron duros los tiempos
tu nunca cambiaste ni te sentiste perdido,
pues tampoco aflojaste ni te diste por vencido.

Ahora con el paso de los años y estar lejos de ti,
de tu amor y de todos tus consejos,
reconozco las cosas que no te comprendí
y no quisiera tenerte tan distante
para compartirte mi soledad y mi tristeza
y puedas consolarme en momentos de flaqueza.

Si mi viejo… ¡Como te extraño!
y al escribirte estas líneas no puedo evitar
que unas lágrimas besen mis mejillas,
que fuiste padre y madre para mí, está demás decir,
y ahora solo me queda una cosa por pedir,
no te mueras nunca…no me dejes solo.
13/10/1997

No hay comentarios:

SECRETO AMOR

 Nadie sabe cuanto amor corren por mis venas Ni que tú dulce sonrisa me alivia algunas penas, Ya no recuerdo como es que llegué a quer...