martes, 3 de diciembre de 2013

EL VIENTO, LA TARDE Y LA LAGUNA

El vaivén de las olas aquella tarde en la laguna
El cautivante brillo de tus preciosos ojos chinitos
Fueron culpables que me quedara sin palabra alguna
Y a punto de cometer no sé cuantos delitos.

El viento jugaba despacio con tus suaves cabellos
Y yo disfrutaba inmóvil, hipnotizado por su fragancia
Quise pronunciar, decirte los versos más bellos
Que no haya entre nuestros labios ninguna distancia.

Quise también hacer eterno ese hermoso atardecer
Pero tus labios rojos hechiceros y su tímida sonrisa
Hicieron callar mis versos y la inspiración enmudecer
Envolviéndome el silencio, tus miradas y la brisa.

Caía la tarde y el sol te besaba ardiente las mejillas, la frente
Y mis angustiados labios no quisieron quedarse atrás
Saliendo al encuentro de los tuyos de manera inconsciente
Pidiéndole al cielo que aquel momento no acabase jamás.

Te conté de mis sentimientos, juntando una y otra palabra
Acomodé tus cabellos, cogí tus manos, me perdí en tu mirada
Le pedí al destino que no me juegue ninguna broma macabra
Mientras te convencía que siempre serías la mujer más amada.

Fueron las taciturnas totoras quienes escucharon mi sincera declaración
Fue el encanto de tus ojos que casi me deja sin palabra alguna
Aquel día de setiembre en primavera cuando quise robarte el corazón
Cuando nacía nuestro amor junto al viento, la tarde y la laguna.

5 comentarios:

Mamadou dijo...

hola, me encanta este poema, lo podria usar para una cancion, espero respuesta saludo

JOSE ANTONIO AGÜERO TORRES dijo...

ok

Rosita Pachacama dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
BILL PUWAINCHIR dijo...

hola una pregunta las letras las inventastes tu olas copiastes

JOSE ANTONIO AGÜERO TORRES dijo...

Las letras son mías Bill, saludos ....

SECRETO AMOR

 Nadie sabe cuanto amor corren por mis venas Ni que tú dulce sonrisa me alivia algunas penas, Ya no recuerdo como es que llegué a quer...