miércoles, 12 de noviembre de 2008

QUISIERA

Quisiera ser la lágrima triste de tus ojos
la tranquilidad final de tus enojos
la sonrisa dulce de tus labios rojos,
quisiera avivar en tu mente viejas ilusiones
devolver a tu corazon antiguas emociones
despertar en tu piel dormidas sensaciones
Quisiera ser las notas de esa linda canción
aquella que entoné muerto de pasión
la noche que robé a tu extraño corazón,
quisiera en este día cantarla tiernamente
que sus notas lleguen a ti suavemente
para quedarme dentro tuyo eternamente.
Llegar hasta ti con la inocencia de un niño
y después como hombre darte mi cariño
decirme que no y con el ojo darme un guiño,
que me invite a entregarte todo mi amor
para que tus caricias calmen todo este dolor
y entre la penumbra de la noche amarte sin pudor.
Deseo con ansias locas volver a verte
a Dios le pido jamás llegar a perderte
y yo te juro que nunca dejaré de quererte,
quisiera esta noche partir a la eternidad
matar de un tiro esta horrible soledad
y alcalzar de tu mano la ansiada felicidad.
Quisiera que este corazón no esté sufriendo
si digo eso chiquita, te estaría mintiendo
pues otra vez en mis ojos está lloviendo,
quisiera creer que para amarte nací
que caminando a tu lado envejecí
y un día cualquiera morir junto a ti.
02/09/2002

2 comentarios:

MELICSA HORNA dijo...

Que excelente poema, muy profundo, romantico, tierno y sobre todo entendible, no se nada de poesia pero me parece que escribes super super lindo, no es de extrañarse pues de una persona tan linda y tierna como tu solo pueden salir cosas tan bellas como estos poemas. Te felicito y aprovecho para mandarte un abrazo y un besote, si publicas mas espero me avises para seguir leyendolos si, muchos besitos niño, cuidate.

Rosalie dijo...

Me encanto...asi d simple...encuentro una profundidad increible en tus versos. Ponte las pilas estas perdiendo dinero hahaha...encerio! El poema es hermoso!!

SECRETO AMOR

 Nadie sabe cuanto amor corren por mis venas Ni que tú dulce sonrisa me alivia algunas penas, Ya no recuerdo como es que llegué a quer...